viernes, febrero 3

¡Oh, poderosa Venus!

Inestabilidad Mental.
Dicen que el dinero lo mueve todo, pero yo soy más partidaria del poder. El poder es lo que mueve a cada persona en cada momento a lo largo de su vida. Por ejemplo, las mujeres necesitamos poder. No estoy siendo sexista, sólo defiendo un razonamiento objetivo. Todas las mujeres hacemos dieta, compramos ropa bonita y sufrimos el terrible dolor provocado por un par de altísimos y preciosos tacones sólo por poder. Necesitamos sentirnos deseadas. ¿Quién de nosotras no ha jugado con un hombre? Somos conscientes de la influencia que ejercemos sobre ellos y eso es lo que nos gusta. ¿Quién no ha deseado entrar en un lugar y ser el centro de atención? Todas deseamos ser el motivo de la lascivia masculina.

Desde que tengo uso de razón he utilizado mi cuerpo como un objeto sexual. ¡Indignáos, feministas! pero es así. No hay mayor satisfacción -o, al menos, desde mi punto de vista- que sentirse deseada. He jugado con chicos, les he dado falsas esperanzas y me he hecho de rogar; he fingido interés y, por el contrario, lo he negado. Es el juego de la seducción, pero sin dejarse seducir. Únicamente jugamos por diversión y por conseguir nuestro fin: el autoestima.
Llegados a este punto, me asalta la duda de si yo veo todo esto así porque, precisamente, carezco de autoestima alguna. Supongo que es satisfactorio cuando sientes que eres mucho más de lo que crees ser.

Ignorad mis razonamientos nocturnos, paso demasiado tiempo despierta.
Inestabilidad Mental.

10 comentarios:

Pitt Tristán dijo...

Cuanto más conozco a los hombres, menos los quiero; si pudiese decir otro tanto de las mujeres me iría mucho mejor.
Ya veo que eres una ¡loba!

Chasco (Flopi) dijo...

Está bueno jugar con la seducción, creo que todas las mujeres frente a un hombre hacemos algo para seducir, haya interés o no. Está bueno lo que decis. Te dejo un saludito :) espero que andes muy bien.

Naree* dijo...

Tenes razón. Pero eso es lo que la sociedad nos inculca desde pequeños, debemos ser mejores que los demas, tener mas que los demas, eso es por la sociedad de consumo. Y, lo admito, eso nos hace sentir bien. Un beso, :)

bé. dijo...

No es para nada mal razonamiento, pero creo que todas las mujeres actuamos así hasta que nos dejamos seducir. Hasta que nos enamoramos, o ya no hasta tal punto, con que nos guste alguien un poco más de lo normal ya dejamos los principios a un lado.
Me gusta el texto.
Un besote:)

Pepe Deapié dijo...

En la novela 1984 de Orwell, decían que el poder es la capacidad de infligir dolor y sufrimiento a los demás y se demuestra infligiéndolo.

No sabría que contestarte, ya que no soy mujer y no os entiendo. No puedo pensar como un marciano porque no lo soy. Como hombre, te diría que hay algo que funciona mal, si para sentir autoestima necesitas dañar de alguna forma la de otro.

Un saludo.

Yelrihs dijo...

No importa por que, el punto es que nos gusta seducir sin importar si somos seducidas o no. Ser objeto de deseo es muy satisfactorio se tenga o no autoestima.

Martita dijo...

Supongo que es satisfactorio cuando sientes que eres mucho más de lo que crees ser.

Esa parte me ha encantado.
Te lo dice otra que apsa demasiado despierta bastante tiempo también.
Eres increíble, cada vez escribes mejor.

Annie Montauk dijo...

Llegados a este punto, me asalta la duda de si yo veo todo esto así porque, precisamente, carezco de autoestima alguna. Supongo que es satisfactorio cuando sientes que eres mucho más de lo que crees ser.


¿Sabes, Helena? Una parte de mí es tan tú que me asusto cuando leo tus textos. Supongo que con el tiempo en mí ha prevalecido la parte más mansa, pero a veces, en las noches tristes, resurge mi pantera. Y quiero lo que describes. Miradas hacia mí, deseos hacia mí... y en el origen de todo ello está mi autoestima patética que necesita constante reafirmación. -confesión personal.

¡Tenía unas ganas de reabrir ya y volver a blogger! Y sobre todo a leerte a ti, eres una de mis indiscutibles favoritas, pero eso ya lo sabes. Pero en serio, mientras actualizaba le decía a mi novio: tengo unas ganas de meterme al blog de Helena etc. etc. etc. Ahora cree que estoy loca, que te amo más que a él y, dicho sea de paso, también cree que lo que escribes mola.

¡Un beso enorme! :)

Almendra. dijo...

Hay Helena, tanto tiempo sin pasar por tu blog, sin leer tus entradas. Estoy desperdiciando mi tiempo, o eso siento. Te puedo asegurar que a toda mujer que esté en su sano juicio le gusta (o alguna vez lo hizo) jugar con su sexualidad para atraer hombres dándoles falsas expectativas ¡Es tan genial tener el poder!.
Como decimos en Argentina: "Calentamos el agua y no tomamos el mate"

ana! dijo...

La seducción es un arte, y sentirse deseada sube mucho el autoestima